Tanto la Sociedad Civil como la Comunidad de Bienes necesitan al menos dos personas físicas para su creación.

La principal diferencia entre ambas formas jurídicas es que en la Comunidad de Bienes dos o más personas tienen un bien o varios bienes en común (por haberlos recibido por herencia o por cualquier otro motivo). Se trata de una comunidad sobre bienes “ya existentes” y nada impide que puedan explotarlos e intervenir en el tráfico mercantil.

Sin embargo, la Sociedad Civil, aunque también tiene un patrimonio comunitario, se constituye “expresamente” para su intervención en el tráfico mercantil con el fin de obtener beneficios, aportando cada uno de los socios los bienes, dinero o trabajos necesarios.

En Sefil Consultores le asesoramos en la creación y trámites de la Comunidad de Bienes o Sociedad Civil.